Aquí encontrarás...

sábado, 10 de marzo de 2012

Entrevista a Bruno Jordà

"El objetivo del doblaje es que pase desapercibido"

 El doblador Bruno Jordà en una sala de grabación del 
estudio Digit Sound S.A. (Foto: Anna Calvet)

Bruno Jordà es actor de doblaje desde hace más de 25 años. Quizá su voz no sea tan reconocible como la de otros dobladores ya que casi siempre ha interpretado a actores secundarios. Sin embargo, desde hace tiempo su trabajo gira más entorno al ajuste de diálogos y a la dirección de doblaje.
A lo largo de su carrera ha ajustado más de 300 largometrajes y más de 20 series de televisión. Por otro lado, también ha dirigido otros 200 largometrajes y algunas series de televisión. Bruno también colabora como Profesor de Doblaje en el Máster de Locución de idEC (Universidad Pompeu Fabra) y ha participado en numerosas mesas redondas sobre el doblaje, entre ellas "La Llei del cinema: ser o no ser?".
  • Para saber más sobre su trayectoria pulsa aquí.

¿Un doblador se acaba encariñando con los personajes a los que dobla?

Sin duda, con algunos más que con otros. Pero hay personajes con los que un actor o una actriz [de doblaje] se siente muy cómodo, lo entiende y aunque haya dificultad le resulta fácil interpretarlo. A veces hay dificultad pero si uno empatiza y sintoniza con el actor o la actriz a doblar, se crea un vínculo. Un vínculo muy pocas veces de ida y vuelta pero sí de ida. También puede pasar lo contrario. Hay actores muy complicados que pueden resultar antipáticos a la hora de doblar.

¿Es imprescindible tener una voz "bonita" o agradable al oído para ser doblador?

No. Es imprescindible tener una voz que transmita algo. ¿Hace falta ser muy guapo para hacer cine o televisión? No. Los guapos harán papeles de guapos y los feos, de feos. Pero si el cine estuviera compuesto sólo por guapos al final resultaría muy aburrido y sería muy poco verídico. Para que alguien funcione como actor o actriz de doblaje tienen que ocurrir dos cosas: la primera, que interprete bien, y la segunda, que su voz llegue bien al micrófono. Hay voces sensacionales que no funcionan en un micrófono, no se sabe muy bien por qué.

¿Por qué sabemos tan poco del mundo del doblaje?

El objetivo del doblaje es que pase desapercibido. El interés no es quién lo ha hecho, excepto si eres un admirador obsesivo. Lo importante es que la gente salga del cine y hable de la película, y no de si está bien o mal doblada. Si la gente se pone a hablar del doblaje es que ha sido un fracaso. Es como los árbitros de futbol: cuando no se habla de ellos quiere decir que están bien. Si vas más allá reconoces las voces pero si está bien hecho te dejas llevar. La cuestión es dejarse llevar.

¿Algún doblador al que admires o en el que te hayas inspirado?

Hay compañeros de mi generación a los que admiro muchísimo y también hay compañeros de generaciones mayores que me parece que son los grandes maestros de este trabajo. Hace dos meses desapareció uno de ellos: Rogelio Hernández. Era la voz de Marlon Brando, de Paul Newman, al principio de Robert Redford, de Jack Nicholson... de actores magníficos. Fue uno de los que en los años 60 empezaron a interpretar de una manera distinta. Revolucionaron el doblaje y nosotros somos herederos de esa revolución.

¿Qué le dirías a todos aquellos que piensan que el doblaje es la causa de que en este país no se hablen bien otras lenguas?

Les diría que el hecho de que no se hable bien el francés o el inglés, o en menor medida el alemán o el italiano, es porque no se estudia lo suficiente en las escuelas. Si el aprender inglés o francés o cualquier idioma extranjero depende de ver películas en versión original, habría gente que sabría muchos idiomas. Todos mis compañeros hablarían inglés perfectamente y no es el caso. La versión original no te enseña un idioma.

video

Entre el ajuste de diálogos, el doblaje y la dirección de doblaje, ¿con qué te quedas?

Mi labor no es una u otra. Empecé como actor [de doblaje], a los pocos años me propusieron ajustar y tiempo después me propusieron dirigir. Yo no contemplo la dirección si antes no has ajustado tú la película o la serie. Si no ha habido un ajuste, la dirección queda un poco "coja". Pero mucha gente lo hace. En televisión prácticamente nadie que dirige ajusta sus guiones. Aun así no me quedaría con nada sino que intentaría que fuera siempre un conjunto.

¿Con cuál de las tres se gana más dinero?

Como ajustador es difícil ganarse bien la vida porque supone muchas horas de trabajo. Posiblemente los que ganan más dinero son los actores o las actrices que doblan protagonistas porque en un día pueden ganar lo mismo que el director en una semana. Pero tampoco sabemos si ese actor o esa actriz ha tenido trabajo todos los días. Es difícil de comparar. Ésta es una profesión libre y nunca tienes un trabajo asegurado. Somos freelance.

¿En que consiste exactamente el trabajo de ajustador de diálogos?

Es una labor artesanal. Te dan un guion traducido y tú en casa te dedicas a ir "manipulando" el texto, a cortarlo o alargarlo e ir poniendo las notas oportunas para que ese texto entre en las bocas de cada personaje. Debe decir lo que quería decir el original y que a la hora de doblarse refleje su esencia. El ajuste es tanto la medida [del texto], como la adaptación de la esencia del guion original al castellano.

¿Crees que la Ley del Cine se está abordando de manera correcta?

No lo sé. Yo le pregunté al conseller Mascarell. Le puse en duda que fuera así y él me replicó que la esencia se mantenía. Hay mucha gente que por desinformación o por una opinión diferente piensa que no. Él dijo: "Aquí confundimos el hacer leyes con hacer política". Y Mascarell está haciendo política para que el espíritu de esa ley se cumpla o se oriente hacia un cumplimiento en lugar de aplicarla estrictamente. 

¿Estás de acuerdo con que se sancione a las salas de cine que no emitan la mitad de películas en catalán?

De hecho no se hace. La Ley era sancionadora pero ahora eso está, entre paréntesis, un poco aparcado. No estoy de acuerdo con las sanciones, y más cuando es una cosa de mercado. Seguramente lo que se propone el Gobierno ahora es crear las condiciones para que este mercado exista, promocionarlo y que luego se demande un producto. Todo está hecho para animar a la sociedad a ver cine en catalán y que éste acabe siendo una normalidad. 


DESMONTANDO TÓPICOS

Hablamos con Bruno Jordà sobre los tópicos del doblaje.

En el doblaje se gana mucho dinero.

"Esto ocurrió durante un tiempo, cuando de repente en España pasamos de tener una cadena a tener cuatro (Antena 3, Telecinco, Canal Plus y las autonómicas). También llegó el vídeo en ese momento Y como a principios de los 80 éramos muchos menos en España los que nos dedicábamos a esto, hubo mucho trabajo y se ganó dinero. Pero luego el mercado fue bajando."

El doblaje es una profesión cerrada.

"En un momento lo fue, no porque nadie se lo propusiera sino porque se doblaban muy pocas cosas. Pero yo creo que actualmente es una de las profesiones más abiertas que hay. Para doblar no se necesita ninguna exigencia. Si le hago una prueba a alguien y creo que funciona, al día siguiente puede tener trabajo, sin necesidad de un título, una experiencia o un currículum."


Currículum vitae de Bruno Jordà
Jordi Royo: "Es mentira que los niños no aprendan inglés por culpa del doblaje"

1 comentario: